parallax background

El camino a 5G se construye con base en la fibra óptica

Nos aproximamos a pasos agigantados a un mundo hiperconectado, en donde las exigencias a la infraestructura de telecomunicaciones será mucho más demandante y, a la vez, más determinante para el desempeño de las economías y la mejora del nivel de vida de los ciudadanos.

Lo que tiene que ver con el desarrollo y consolidación de algunas tendencias tecnológicas, como la Internet de las Cosas (IoT), el Cloud Computing, el Big Data y la Inteligencia Artificial (IA), entre muchas otras, las cuales tienen en común el requerir de un canal robusto destinado a soportar un flujo de datos que crece, y seguirá creciendo, en forma exponencial.

En otras palabras, lo trascendental en el presente y el futuro es la necesidad de los países de contar con una infraestructura digital apta para potenciar un desarrollo económico y social que estará basado en buena medida en la información.

Según datos de la GSMA en el último y reciente Mobile Word Congress en Barcelona, donde la tecnología 5G fue uno de los temas principales, se estima que para el año 2025 ya habrá alrededor de 1.200 millones de conexiones de este tipo en todo el mundo. En dicho evento se pudo ver un adelanto del significado concreto que tendrá 5G en áreas como la salud, la educación, el transporte y varios otros servicios públicos.

Las redes 5G, cuya puesta en funcionamiento se prevé para el 2020 – ya que aún hay algunos de sus estándares que están en desarrollo y discusión-, representará sin duda un salto evolutivo en las telecomunicaciones.

Por de pronto, multiplicarán por diez la velocidad de descarga de datos respecto de la tecnología 4G, llegando arriba de los 10 Gigabits por segundo, con una gran disminución en la latencia (el tiempo de demora en la transmisión de datos), punto clave para temas como autos autónomos y sistemas de seguridad.

La exigencia de este nuevo mundo hiperconectado e inteligente es, entonces, no sólo contar con un mayor ancho de banda y velocidad, sino también de una disminución en la latencia , es decir, crear verdaderas autopistas digitales, que harán posible que un inmenso volumen de datos sean procesados en tiempo real, y se conviertan en información útil para tomar mejores y más rápidas decisiones.

En este punto es donde emerge con gran fuerza la fibra óptica, cuyas cualidades para cumplir con esos objetivos están fuera de discusión.

Se demuestra en el creciente interés en la fibra óptica, considerada como un elemento indispensable para soportar las nuevas necesidades de las empresas, ciudades y países que quieran tomar ventaja en las telecomunicaciones de próxima generación, para beneficio de las personas. Esto es tangible incluso a nivel latinoamericano, región en donde vemos fuertes inversiones e iniciativas públicas y privadas relacionadas con fibra óptica .

No es, por lo tanto, exagerado decir que la tecnología 5G tendrá su camino “pavimentado” con fibra óptica.

En efecto, la topología de las redes 5G considera, respecto de las redes 4G, una mayor densidad de estaciones radio base por lo que se prevé un mayor uso de la fibra óptica para la conexión de todas las small cells. En una red 4G tenemos una cell para 26 km2, para el 5G ese prevén 60 small cells para 2,5 km2.

Entonces para apoyar la implementación de 5G vamos a necesitar de mucha Fibra óptica, aplicando nuevas tecnologías como micro cabos y Gpon para los enlaces.

Pero más allá de los aspectos técnicos específicos, 5G y fibra óptica deben entenderse como sinónimo de autopista digital y de inversión inmediata, porque de la capacidad, fluidez y seguridad con que dotemos hoy a la infraestructura de telecomunicaciones de nuestros países y organizaciones, dependerá nuestro liderazgo en el mundo inteligente y la sociedad hiperconectada del mañana.